Ecualizar tu amplificador I - Thermion

Ecualizar tu amplificador I

Ecualizar es la dinámica más común que un guitarrista eléctrico tiene que realizar y probablemente en la que se sienta más desamparado a la hora de buscar una rutina en la que basarse.

Son muchos los guitarristas que, a pesar de poseer enormes conocimientos en técnica y armonía, su sonido no termina de cuajar, se pierden en una mezcla de directo caótica o acaban por recurrir a soluciones digitales por ser más inmediatas que los amplificadores ‘físicos’, aún a pesar de que éstos tienen muchas más posibilidades. Y todo ello, motivado por el gran desconocimiento que supone la rutina de ecualización de un amplificador de guitarra.

Ten en cuenta que no es lo mismo ecualizar para tocar a volumen bajo que para hacerlo a volumen de concierto. Los altavoces se comportan de manera radicalmente diferente a diferentes volúmenes y es muy posible que tengas que tener un ‘setting’ diferente para cada situación.

 

Tipos de ecualizadores


Para el estudio de la ecualización, los dividiremos de tres grupos:

Los ecualizadores estándar, graves-medios-agudos, son casi siempre pasivos si no tienen un punto en medio del recorrido en que la ruleta se queda ‘enganchada’. Que un ecualizador sea pasivo, significa que no ‘añade’ nada, sólo resta ciertas frecuencias cuando bajamos los controles del valor máximo.

Los controles ‘presencia’ y ‘resonancia’ son casi siempre controles realimentados y añaden frecuencias al sonido mientras no estén al mínimo.

Los ecualizadores de bandas, al estilo de la serie Mesa Boogie Mark, siempre son activos. Añaden frecuencias cuando están por encima del punto medio y las restan por debajo del mismo. No serán objetivo de este blog.

 

Pre-ajuste de un EQ pasivo con controles realimentados


Probablemente unos de los EQ más comunes en un amplificador de guitarra. Si tu amplificador no tiene uno o ambos controles realimentados o banda de medios pasiva, sencillamente omítelos en el proceso.

Partamos de la base de que las tres bandas agudos-medios-graves, sólo restan frecuencias. Por ello comenzaremos con ellas a máximo valor para escuchar ‘todas las frecuencias’ que el amplificador puede darnos.

Del mismo modo, las bandas presencia-resonancia sólo suman. Comenzaremos con la presencia a un valor bajo dado que suele ser muy efectiva en suma con el control de agudos pasivo. Del mismo modo, la resonancia no suele ser tan efectiva en combinación con los graves y por ese comienza en un valor intermedio.

Buscaremos primero un punto de inicio en el que el sonido nos convenza ‘grosso modo’, para luego realizar ajustes finos.

Si nos gusta el resultado, pasaremos a 'Ajuste fino de las bandas pasivas'. Si nos resulta algo agresivo o estridente, intentaremos la siguiente opción:

Si nos gusta el resultado, pasaremos a 'Ajuste fino de las bandas pasivas'. Si nos resulta algo agresivo o estridente, intentaremos la siguiente opción:

Si nos gusta el resultado, pasaremos a 'Ajuste fino de las bandas pasivas'. Si nos resulta algo agresivo o estridente, intentaremos la siguiente opción:

Si nos gusta el resultado, pasaremos a 'Ajuste fino de las bandas pasivas'. Si nos resulta algo agresivo o estridente, intentaremos la siguiente opción:

Si nos gusta el resultado, pasaremos a 'Ajuste fino de las bandas pasivas'. Si nos resulta algo agresivo o estridente, intentaremos la siguiente opción:

Si llegado a este punto no nos ha gustado ninguna opción, por estridente o agresiva, mi opción sería la siguiente, si tienes controles realimentados. Es una opción muy común para sacar un sonido más clásico a amplificadores muy modernos y agresivos como los Mesa Boogie Rectifier o cualquiera de los desarrollados junto a EVH (5150, 6505, EVHIII…).

A partir de ese punto, disminuiría en escalones los controles presencia-medios-graves con la misma rutina descrita anteriormente, sustituyendo el control de agudos por el de presencia hasta encontrar el punto más cercano a nuestro gusto.

Si aun así no te gusta el sonido de tu amplificador en ninguna de las posiciones, tengo malas noticias. Tu amplificador no te gusta en absoluto.

 

Ajuste fino de las bandas pasivas


Llegados aquí, tenemos un buen punto del que partir. Ahora aumentaremos o disminuiremos los controles acorde los siguientes criterios:

  • Agudos: Auméntalos para tener un sonido más cortante. Disminúyelos si es demasiado estridente.
  • Medios: Auméntalos para tener un sonido más cercano y presente en la mezcla. Disminúyelos para alejar el sonido o ‘no comerte’ a otro posible guitarrista.
  • Graves: Auméntalos para tener un sonido más grueso, perfecto para acordes abiertos que ‘rellenen’ en un mezcla. Disminúyelos para tener más empaque en pasajes de ‘palm mute’ rápidos o con mucha distorsión.

 

Ajuste fino de bandas realimentadas


 Las bandas realimentadas tienen un comportamiento radicalmente distinto al de tu amplificador. Mientras que las bandas pasivas se comportan más como un ecualizador ‘bell’, actúan sobre un rango de frecuencias concreto y un poco sobre las de alrededor; las bandas realimentadas lo hacen como uno ‘shelving’ y actúan mucho sobre la banda completa de agudos o graves.

  • Presencia: Auméntala para tener un sonido más agresivo, pero menos estridente que aumentado el control pasivo de agudos. Disminúyelo para tener un sonido más suave.
  • Resonancia: Auméntala para tener unos graves más profundos y más ‘vibración’ en tus altavoces al atacar la guitarra. Disminúyela para contener la pegada y no armar ‘bola’ de graves.

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter

Te mantedremos informado de todas las novedades y productos

USO DE COOKIES Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información y conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de cookies

Cerrar